jueves, 3 de mayo de 2012

Lanzarote 3 (2011) El risco de Famara

Risco de Famara orientado al oeste. César Aguilar
Cerca del Jable de Famara, en dirección a la Caleta, se puede ver un impresionante escarpado que da nombre a la zona, el risco de Famara. Se eleva a un lado de la playa y un recorrido por su base tiene un gran atractivo paisajístico, botánico y faunístico. Empezando por lo último allí pude ver un par de aves interesantes como el halcón tagarote (Falco peregrinoides) y la perdiz moruna (Alectoris barbara). Al parecer la situación de esa perdiz en Canarias no es muy clara y se duda si sus poblaciones son autóctonas o debidas a introducciones de principios del siglo XIX. En cualquier caso, aunque solo vi perdices en este sitio parece que está bien distribuida por toda la isla en lugares con hábitat adecuado.
 


Especies de flora observadas. Fotos: C. Aguilar
Otra de las peculiaridades del risco de Famara es su orientación. Se encuentra expuesto hacia el oeste y es uno de los pocos accidentes orográficos de la isla capaz “arañar” algo de humedad a los vientos alisios. Otras islas con grandes montañas captan fácilmente esos vientos cargados de humedad y desarrollan a cierta altitud laurisilvas, unos bosques húmedos tropicales característicos. En Lanzarote la influencia de los alisios es más modesta ya que el punto más alto de la isla es de 670 m. Aún así, la ladera de Famara dispone de más humedad que otros sitos de la isla y eso se nota en la vegetación.



Verode (Kleinia neriifolia).  Foto: César Aguilar

Las escarpadas laderas y los suelos rocosos de la base del risco han dificultado el pastoreo o cultivo en bancales, de modo que además la vegetación original está bastante bien conservada. A finales de febrero del 2011, con el comienzo de la floración el paisaje mostraba un montón de arbustos y plantas llenas de color. Entre los arbustos estaban dos de las grandes Euphobias que destacan en muchos paisajes canarios y que reciben el nombre de tabaibas. Las especies presentes en Lanzarote y que vi en la zona, eran la tabaiba dulce (Euphorbia balsamifera) y la tabaiba moruna (Euphorbia regis-jubae). Ambas especies tienen una distribución que abarcar también el norte de África.

 

Taginaste blanco (Echium famarae). C. Aguilar
Otra especie que pude ver con un porte similar a las tabaibas y que puede recordar a ellas por sus hojas, es el verode (Kleinia neriifolia). En realidad es una planta un tanto extraña ya que solo florece tras tirar la hojas en verano. Tras su floración uno puede reconocer que esta planta es de la familia de las compuestas y que por tanto nada tiene que ver con las Euphorbias. En febrero las tabaibas estaban florecidas pero el verode aún tenía sus hojas. Algunos otros arbustos que pude reconocer en el recorrido fueron la omnipresente “aulaga” (Launaea arborescens), el salado blanco (Atriplex halimus) y el espino de mar (Lycium intricatum), todas ellas especies con una distribución más amplia que las Islas Canarias.

 

Atardecer sobre Caleta de Famara. C. Aguilar
Otros arbustos que estaban en floración y que aprendí a reconocer sí que eran endemismos canarios. Algunos solo de las islas orientales (Lanzarote y Fuerteventura) como la jorja (Astericus intermedius) o el taginaste blanco (Echium famarae). De hecho este último lleva en el nombre científico una referencia al risco de Famara. El recorrido fue realmente interesante y por su orientación, el mejor momento para andarlo es la tarde. A esas horas hay buena luz sobre el risco para buscar los halcones tagarotes y a última hora se puede disfrutar de una preciosa puesta de sol sobre el océano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...