viernes, 15 de marzo de 2013

Año de lluvias, noches de anfibios

Amplexo sapos corredores. Foto César Mª Aguilar
Esta semana de frío y nieve, los cortejos de celo de los anfibios se han ralentizado a la espera de mejores temperaturas. Sin embargo, qué distinta fue la semana pasada. El miércoles 6 de marzo salió una noche ideal, unas temperaturas que rondaban los 17 ºC al atardecer, un goteo suave sin llegar a lluvia y nada de viento. Con todo el agua que ha caído este invierno los anfibios debían andar deseosos para acudir a sus puntos de reproducción. Aproveché para acercarme al sitio más cercano en los alrededores de Logroño. Allí, en estas fechas aparecen de la "nada" los sapos corredores (Bufo calamita) y los sapillos moteados (Pelodytes punctatus).



Sapos corredores (Bufo calamita) C. Aguilar
Y digo de la nada porque, en un sitio degradado como ese, uno no espera que haya vida. Así de agradecidos son los anfibios. A pocas condiciones que tengan, enseguida salen adelante, aunque las buenas condiciones son cada vez más escasas. La zona en cuestión es una de antiguas graveras sobre una terraza aluvial elevada del valle del Ebro, el Monte del Cristo. La zona ha mantenido en las laderas algo de matorral natural y campos de cultivo abandonados, pero el punto de reproducción no ha podido sufrir más perrerías en las últimas décadas, pero ellos ahí siguen, fieles a su cita. Hoy el lugar es un vertedero de áridos, así que ese sitio  poco tjene de bucólico.

 

Bufo calamita y Pelodytes punctatus. C. Aguilar
Muchos de los charcos se han formado por las rodadas de los camiones. No son más que cuatro charcos estacionales que se forman sobre el suelo arcillosos de los depósitos de gravas. Y es que la principal característica de ese punto de reproducción de anfibios es su temporalidad. Los superficiales charcos se llenan con las lluvias de finales del invierno y se secan en poco tiempo. La gran mayoría de los renacuajos que se ponen allí mueren, pero algunos metamorfosean rápido y salen adelante. Sapos corredores y sapillos moteados eligen a propósito ese tipo de aguas tan temporales, aún con los riesgos que ello conlleva.



Puesta de Pelodytes punctatus. César Mª Aguilar
Con esa estrategia, pueden ocupar medios sin puntos de agua permanente, como es la zona, y al reproducirse evitan además la depredacción. Peces y cangrejos depredan sobre los renacuajos, así que si pongo los huevos en una charca recién creada y que se secará en unas semanas, me aseguro que no habrá allí nadie que pueda vivir y se los coma. Eso es lo que deben "pensar" esos bichos, al menos es la estrategia por la que han optado. Para que ello tenga éxito y minimizar el riesgo de mortalidad por desecación, hay que poner cuantos más huevos mejor. A especies como estas se les llama estrategas de la "R", tienen una gran puesta pero los cuidados posteriores son inexistentes.


Gran "pompa de chicle" Bufo calamita. C. Aguilar
En esa situación algo quedará, aunque sea poco será suficiente. Lo contrario sería un estratega de la “K”, en anfibios es el caso del sapo partero (Alytes obstetricans). Conozco el lugar desde hace 25 años, pues ya iba de niño allí a "rescatar" los renacuajos que morían cuando se secaban los charcos. Transcurrido este tiempo, la población sigue. La estrategia funciona. La pasada semana estaban como locos, se escuchaban y veían decenas de sapos corredores con sus grandes papadas hinchadas como si estuvieran haciendo pompas de chicle. Luego oías a los moteados, pero más tenue. Su canto a mí me recuerda al que se hace al sacar un corcho de botella de vino girándolo.


Pelodytes punctatus cantando. C. Aguilar
Esto debe ser la “impronta” de haber nacido en La Rioja, tierra de vinos. También hay quien dice que le recuerda a una "pedorreta" como la que hacen los sisones, en fin que hay muchas asociaciones para recordarlo. Ese canto es más tenue que el de los corredores. A primera vista no ves donde andan, pero en cuanto te fijas ahí están cantando con medio cuerpo metido en el agua. No son difíciles de localizar, eso sí, su "pompa de chicle" es más pequeña, en realidad la papada no se dilata tanto y es menos escandalosa. En fin, que fueron solo dos especies y un rato, pero ya se puede tomar el pulso a la primavera que llega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...