viernes, 20 de junio de 2014

Una nueva generación se abre paso

Perdiz y perdigones, 19 de junio. César Mª Aguilar
A las puertas de comenzar el verano una nueva generación de fauna nacida al amparo de la primavera se abre paso. Después de varios meses viendo a las perdices apeonar por los caminos, primero en parejas y luego solitarias, llegan en estos días los resultados. Ahí están con la prole por los campos. Al poco de salir del huevo los perdigones ya tienen la energía suficiente para buscarse el alimento. Son pollos nidífugos. Ahí van picoteando a diestro y siniestro, comiendo insectos y tratando de no ser comidos por otros que los buscarán, igualmente, para alimentar a su prole. Para evitar las bajas que supone ser una codiciada especie presa, las perdices han de contar con polladas numerosas como las que vemos estos días.



Atropello de joven zorro, 18 de junio. C. Aguilar
Pero una mortalidad juvenil alta es la norma en la naturaleza. A veces, un medio pobre no da suficientes recursos para todos los nacidos, otras estos no tendrán las habilidades necesarias para aguantar y la selección natural los eliminará, mientras en otras ocasiones puede ser solo mala suerte ante los riesgos naturales y antrópicos. Sin la experiencia que da la vida, los jóvenes son más vulnerable a esos riesgos. Es el caso de las crías de zorro que, a mediados de junio sobretodo, vemos atropellados en muchas carreteras. Con mortalidades juveniles tan altas, a las que se suman las de la animadversión de los cazadores, parece un milagro que los zorros continúen ahí. Todo un ejemplo de adaptación y tensón por salir adelante en la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...