viernes, 1 de agosto de 2014

Transahara 1 (2013-14) De Marruecos a Burnika Faso


Ruta por tierra Logroño-Ougadougou (Burkina Faso)
Un viaje para cruzar el Sáhara por tierra no se improvisa. Son muchos kilómetros a recorrer para atravesar el mayor desierto del mundo y llegar al corazón del África del Oeste, Burkina Faso. Y aunque el viaje no estaba improvisado, mi incorporación a él sí fue de última hora. A mediados de diciembre de 2013 me encontré con tres semanas de vacaciones acumuladas que tenía que tomarme de inmediato. Un tiempo antes había oído hablar en uno de los programas de radio de Roge Blasco sobre un raid para bajar en coches particulares al País Dogón (Mali). Una gente de Madrid solía hacer la convocatoria dos veces al año y sabía que algunos conductores aceptaban pasajeros para compartir gastos.

La tripulación en Mauritania: Nines, Raquel y yo.
Llamé a los organizadores pero me dijeron que el raid de diciembre no se haría al no haber gente para bajar. A pesar de todo una de las organizadoras, Raquel Barrio, iría en furgoneta con Nines Cejudo, de la asociación Angata, a comprar artesanía hasta Burkina Faso. Angata es una iniciativa de un grupo de mujeres de Madrid que viajan por el Magreb y África del Oeste desde hace más de 20 años apoyando economías locales. Compran artesanía sobre el terreno a pequeños productores y la venden en una tienda del barrio Lavapiés. Con lo obtenido apoyan campañas de prevención del Sida en África y pequeños proyectos que los africanos, a iniciativa propia, emprenden en su tierra.


Falla del Bandiagara, País Dogón (Mali). C. Aguilar
Angata trabaja al margen de subvenciones o de estructuras de las ONGs de cooperación al uso. Con los años han tejido sólidas redes de apoyo al continente y de divulgación de la cultura africana en Madrid. En esta ocasión seguirían la ruta del raid hasta el país Dogón (Mali), pero terminando en Bobo-Dioulasso (Burkina Faso). Tenían una plaza libre en la furgoneta y no me lo pensé ni un minuto, para mí el raid era solo una excusa. La ruta litoral para cruzar el Sahara la había oído contar hacía muchos años. A comienzos de los años noventa, la gente con la que yo trabajaba en educación ambiental en Ordesa me relató su viaje a África del Oeste por esa ruta. Creo que desde entonces lo tenía en “stand by” en mi cerebro.


Compra directa de artesanía (Mali). César Mª Aguilar
El viaje de aquellos conocidos estaba previsto para un mes pero tardaron tres en regresar. Aquello me impactó. En esa década la carretera no estaba completa y para atravesar Mauritania forzosamente tuvieron que conducir por la playa en bajamar. Hoy en día toda la ruta tiene carretera asfaltada, pero cada poco algo cambia en África. Carreteras que alguien pudo conocer en buen estado puedes hallarlas completamente destrozadas por la falta de mantenimiento. Y viceversa, algunas de tan destruidas que estaban han comenzado a ser reparadas. Por ello no es raro tener que conducir tramos con más agujeros que un queso gruyere o hacerlo por pistas laterales de tierra y arena pisada mientras se prolongan las obras de reparación.


La grúa se lleva la furgo... ¡en Algeciras! C. Aguilar
Afortunadamente no todos los tramos de la ruta fueron así, pero sí unos cuantos, especialmente en Mali. Pero si pensábamos que los primeros problemas del viaje iban a llegar en suelo africano nos equivocamos. A “Matilde”, nuestra furgoneta con personalidad propia y muchos viajes africanos, le dio por empezar quejosa. A pesar de sus revisiones previas, nos dio un susto en la cola del ferry de Algeciras y nos dejó tirados. Hubo que dedicar casi un día completo a la avería y esperar a que nos trajeran una pieza de Málaga. Pero, por suerte, a última hora de la tarde ya estábamos cruzando el estrecho hacia Ceuta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...