lunes, 23 de noviembre de 2015

Francia 2 (2015) Parque Natural des Causses du Quercy y St Cirq Lapopie

Bosques de robles en P.N. Causses du Quercy. C.A.
La siguiente parada de la ruta fue en otro de esos valles que salen del macizo central, de este a oeste, y que se dirigen hacia el Atlántico por la cuenca del Garona, el valle del río Lot. Allí se encuentra el Parque Natural des Causses du Quercy. El paisaje está dominado por mesetas calcáreas con espesos bosques cubriéndolo todo. Estos suelos calizos retienen poco agua en superficie y dan lugar a una vegetación algo más seca de lo que cabría esperar para esta latitud. Es por ello que a mí me recuerdan a algunos bosques de Quercus pyrenaica y Quercus faginea que tenemos en la península Ibérica, en concreto los bosques del tramo medio del valle del río Iregua en La Rioja.



En estos paisajes del valle del Lot el roble omnipresente es el roble pubescente (Quercus pubescens), un roble que en la península Ibérica se encuentra exclusivamente en Cataluña. En los suelos calcáreos del parque se hace acompañar de cornicabras (Pistacia terebinthus) y bujedos (Buxus sempervirens) que escasean en Francia, por lo que son singulares en su contexto. En los fondos de valle y riberas la vegetación cambia con presencia de fresnos (Fraxinus excelsior), alisos (Alnus glutinosa) y especies de setos arbustivos húmedos como avellanos (Corylus avellana) o cornejos (Cornus sanguinea). También se encuentran esos helechos tan particulares de lugares umbríos, los que llaman lengua de ciervo (Phyllitis scolopendrium).


Saint-Cirq Lapopie sobre el río Lot. C. Aguilar
En realidad el parque natural solo fue una parada corta en nuestro recorrido hacia el norte. Y como no podía ser menos, ahí también vuelven a decirte que encontrarás los pueblos más bonitos de Francia. Uno lee eso continuamente cada vez que ojea un folleto turístico o una guía y de tanto oir ese mantra se vuelve un poco escéptico. Todos no pueden serlo a la vez. Pero sí. Nuevamente dimos junto al río Lot con uno de esos pueblos que quitan el hipo. En este caso era Saint-Cirq Lapopie, el favorito de los franceses de 2012 en su particular votación anual por ese galardón. Saint-Cirq Lapopie se encuentra encaramado en el borde de una de las mesetas calcáreas tan características del parque con vistas al Lot.


Casas medievales de Saint-Cirq Lapopie. C. Aguilar
El pueblo apenas cuenta con doscientos habitantes y, nuevamente, a pesar de todo el turismo que recibe ha sabido mantener su identidad. Todo en él es monumental. No es que destaque por una casa o una iglesia concreta, son los detalles. Las puertas de madera, sus tejados de piedra, las vigas cruzadas de sus paredes, las aldabas, las parras trepando las balconadas… Y no es el único pueblo así junto al Lot, Rocamadou es otro de los imprescindibles. Nosotros lo dejamos para otro momento. Llegó la lluvia y nos dedicamos a conducir hacia la siguiente zona a visitar, la Auvernia, la región de volcanes dormidos junto Clermont-Ferrand.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...