lunes, 16 de noviembre de 2015

Francia 1 (2015) Por el macizo central, entre El Tarn y El Aveyron

Ruta por el macizo central y costa azul. Agosto 2015
El país galo es el primer destino turístico mundial, 83 millones de extranjeros lo eligen cada año. Los españoles, como lo tenemos ahí al lado, pocas veces reparamos en sus atractivos. El pasado verano Iratxe y yo pudimos comprobar que aún nos quedan muchas Francias que visitar. Fue un recorrido improvisado de furgoneta. Un viaje de dos semanas en torno al macizo central que acabó en el mediterráneo visitando Les Calanques, el último parque nacional francés declarado en 2012.
El recorrido por el país salió de ese modo, pero pudo ser de muchos otros.




Cordes-sur-ciel. Calles e iglesia. César Mª Aguilar
 En Francia da igual dónde inicies el viaje 0 dónde lo acabes, pues es seguro que encontrarás atractivos por el camino para detenerte. El nuestro comenzó al noreste de Toulouse. Allí empiezan las primeras estribaciones del macizo central que aún son pequeñas colinas donde alternan bosques, prados y cultivos. En esa zona visitamos algunos pueblos en los ríos Tarn y Aveyron, dos afluentes del Garona que drenan al Atlántico. Lo cierto es que para hacerte una idea de la red hidrográfica del macizo central has que mirar el mapa del país bien “concentrado”. El recorrido de los ríos es bastante enrrevesado.




Cordes-sur-ciel. Casas y palacios . César Mª Aguilar
Las aguas del macizo central vierten a tres cuencas diferentes, las del Garona, Ródano y Loira y, muchas veces, el trazado de sus ríos es cualquier cosa menos intuitivo. Pero poco importa, la gente no visita la región por sus ríos. El principal atractivo son sus pueblos medievales. Cordes-sur-ciel, fue el primero de los que visitamos. En 2014 fue elegido por los franceses como el pueblo más bonito de Francia, pero fue una casualidad que acabáramos allí. La verdad es que debe ser una difícil elección elegir en esa categoría, pues buena parte de la región está jalonada de pueblos igual de espectaculares. Cordes se sitúa en lo alto de un cerro y aún conserva una muralla que guarda la parte alta con varias puertas.




Najac visto desde el castillo. Foto: C. Aguilar
La villa amurallada de Cordes comenzó a edificarse en 1222 y, a día de hoy, su casco urbano está cuidado de una forma exquisita. Y eso a pesar de que el turismo hace que proliferen tiendas y comercios. El pueblo recibe su sobrenombre de “sobre el cielo” por la visión que se tiene de él cuando las nieblas del valle lo rodean. En esas situaciones dicen que parece flotar sobre las nubes. No obstante, este sugerente apelativo no se le añadió al nombre del pueblo hasta 1993. Cuestiones del turismo, o de la visión póetica. Otro pueblo para recomendar en la zona es Najac, algunos kilómetros más al norte, en el valle del Aveyron.



Najac calle principal y castillo . Foto: C. Aguilar
La singularidad de Najac es que todo su casco urbano se extiende a lo largo de una sola calle, en el cordal de un monte. A ambos lados todo es bosque.  Y coronando la zona más altar un tremendo castillo del siglo XIII.  En realidad toda la comarca está llena de castillos pues la zona fue muy convulsa durante la llamada “herejía cátara” un movimiento religioso que arraigó con fuerza en esta región de Francia donde contó con el apoyo de algunos señores feudales. Los cátaros cuestionaban la doctrina oficial de la iglesia católica y proponía una especie de ascetismo. Y con la Iglesia toparon. Les valió una cruzada que acabó con su disidencia.

2 comentarios:

  1. Que chulo! Me lo apunto...No conozco esa parte de Francia.

    ResponderEliminar
  2. Los Alpes eclipsan al macizo central y aunque sí hay turismo de interior por allí, a los de fuera no se nos suele ocurrir visitar este tipo de cordilleras más modestas.

    ResponderEliminar

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...