domingo, 17 de enero de 2016

Libros 2015

Libros para descubrir otros territorios, paisajes, gentes. Libros con historias de vidas reales insólitas, viajes iniciáticos o viajes a lo más cercano donde todo está por descubrir, porque todo depende de la mirada del que observa. Libros para los anhelos, ensayos densos, biografías curiosas o libros por puro divertimento. 2015 ha tenido algo de todo eso en mis lecturas. No todo lo que uno lee deja el mismo poso, a veces hay que equivocarse varias veces hasta dar con algo que te interese, interés propio, personal, significativo, no ese interés sobre el que sentencian los críticos literarios. Y es que estas relaciones que hago al finalizar el año no son recomendación en sí, no son los mejores libros del año, son solo exploraciones, búsquedas de lo que hay en el universo de papel, libros que llamaron mi atención y que, una vez superadas las primeras páginas, continúe leyendo.



Entre mis descubrimientos del pasado año destacaría dos libros "Un pueblo llamado Gaviotas. El lugar donde se reinventó el mundo" de Alan Weisman y "En un metro de bosque. Un año observando la naturaleza" de D.G. Haskell. El primero de ellos trata de una historia reciente apenas divulgada, la del origen de las tecnologías de energías renovables y el anhelo por formas de ocupar la tierra de forma sostenible. ¿Y donde tuvo lugar esto?... ¿en los países con más desarrollo tecnológico? ¿en los que pueden dedicarse a "caprichos medioambientales"?, ¿en los más ricos?... pues no, en Colombia, en una utopía llamada Gaviotas, en los llanos del Orinoco. Como digo, una historia inspiradora que los medios no amplifican.


El segundo de los libros "En un metro de bosque" es un ensayo de historia natural pero con un enfoque tan original y poético que sorprende. Un ejemplo de cómo la ciencias naturales y toda su producción de artículos académicos, que la sociedad valora tan poco, contribuyen a cambiar la percepción de un sitio tan nimio como un metro cuadrado. Solo dar con estos dos libros ya habría merecido la pena el esfuerzo, pero entre ellos ha habido muchos más. Ahí va la lista completa y mi agradecimiento a los que pierden su tiempo tejiendo historias negro sobre blanco.

-Tucaní. Entre los indios y los animales del centro del Brasil. Helmut Sick.
-No vamos a tragar. Soberanía alimentaria: una alternativa frente a la agroindustria. Gustavo Duch.
-Hay alternativas. Vicent Navarro.
-En la estela de Orellana. Vital Alsar.
-El camino. Jack London.
-El cuerno del Elefante. Un viaje a Sudán. Paco Nadal.
-La Siberia que he visto. Hugo Portisch.
-El legado de Mandela. 15 enseñanzas sobre la vida, el amor y el valor. Richard Stengel.
-Buscando el sur. Roman Morales.
-Un pueblo llamado Gaviotas. El lugar donde se reinventó el mundo. Alan Weisman.
-El libro de los abrazos. Eduardo Galeano.
-Pedro Páramo ya no vive aquí. Paco Nadal.
-Ecuatoria. Patrick Deville.
-Lewis Carroll en el país de los números: su fantástica vida matemática. Robin Wilson
-Alicia en el país de la evolución.  Jordi Agustí.
-En un metro de bosque. Un año obsevando la naturaleza D.G Haskell.
-Una plaga de orugas: el antropólogo inocente regresa a la aldea africana. Nigel Barley.
-El bonobo y los diez mandamientos. En busca de la ética entre los primates. Frans de Waal.
-Un baile en Nairobi. Nicholas Drayson.
-Un universo de la nada: ¿Por qué hay algo en vez de nada?. Lawrence Krauss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...