sábado, 11 de febrero de 2012

Francia 7 (2011)-El Cabo Frehel y los pescadores de Paimpol

Erica ciliaris Foto: César Aguilar
En la costa norte de la Bretaña, la que mira al Canal de la Mancha, aprovechamos el buen tiempo para visitar algunas poblaciones y el Cabo Frehel. Al igual que nos sucedió con otras zonas naturales costeras, estaba llenita de visitantes. La zona tiene un faro histórico y búnkers de la II Guerra Mundial dispersos. Pero lo mejor es el paisaje en rosa y amarillo de turberas y brezales que se extiende todo lo que alcanza la vista. En colores rosas estaban las flores de cuatro especies de brezos, Erica cinerea, Erica ciliaris, el brezo de turbera (Erica tetralix) y la brecina (Calluna vulgaris). Son especies que también se pueden encontrar en la Península Ibérica en hábitats norteños y paisajes cantábricos.


Tojo (Ulex sp). Foto: César Aguilar
Además de los brezos otras flores rosas se descolgaban en los bordes del cortado, las de la Armeria sp aunque la mayoría de ellas ya estaban agostadas en esas fechas. En amarillo, en el matorral destacaban las flores del tojo, Ulex sp., probablemente Ulex europaeus pero tampoco estoy seguro de las especies que hay allí. Esa planta es muy espinosa y es algo que no olvidan los paseantes. Las sendas para andar por estos matorrales han de ser desbrozadas con periodicidad ya que crecen muy densos con tanta humedad. Por lo demás los cortados de la zona tampoco tenía gran cantidad de aves, algunos cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis), ostreros (Haematopus ostralegus), gaviotas argenteas (Larus argentatus) y algún charrán patinegro (Sterna sandvicensis). 


Lagarto verde (Lacerta viridis). Foto: C. Aguilar
Las fechas eran ya un poco tarde para las colonias de aves marinas. Algo mejor estaban los días soleados de verano para ver alguna de las escasas especies de lagartos y lagartijas de la Bretaña. Si uno ve correr una lagartija en esta región de Francia solo pueden ser dos cosas una lagartija de turbera (Zootaca vivipara) o una lagartija roquera (Podarcis muralis), nosotros fue esta segunda la que vimos. Pero si lo que ves es algo más gordo, no puede ser otra cosa que un lagarto verde (Lacerta viridis). No se muy bien la causa de la escasez de especies de estos grupos en la Bretaña pero en parte influirá la homogeneidad del hábitat. En la Península Ibérica estamos mal acostumbrados, ya que la variedad de ambientes, los accidentes orográficos y la transición de climas dan mayor diversidad.

Bretones en Islandia. Foto: Museo de Paimpol
En La Rioja, sin ir más lejos con solo 5000 Km2 hay ya 5 lagartijas y 2 lagartos, más de el doble que en la Bretaña. Pero los días soleados no son los habituales en la Bretaña, más bien la excepción, no hay más que ver el verdor con que se mantienen los prados y bosques. Con las lluvias uno de los planes que teníamos, que era recorrer la isla de Brehat en bicicleta, se pasó por agua. A cambio me dediqué a visitar un museo de la mar en Paimpol ubicado en un antiguo secadero de bacalao. En realidad, si no eres muy forofo de los barcos y la historia náutica, apenas te dice nada pero el mar en esta región es parte inseparable de la historia de sus gentes.



Bacaladero breton en aguas articas. Museo Paimpol
Yo buscaba algo más relacionado con la parte biológica del mar, pero en ese sentido había poco donde rascar. Lo que más me cautivó fue todo lo relacionado con la pesca del bacalao. A finales del 2010 visitando la ría de Aveiro (Portugal), también me atrapó conocer los viajes pesqueros de los portugueses al banco de Terranova. En el caso de los bretones, las fotos sepias con paisajes árticos y gente ruda embarcando por meses hacia Islandia encogen el estómago. Cuentan que en solo 80 años de actividad, en la región de Paimpol se perdieron 100 embarcaciones y 2000 vidas. Desde que conozco la historia de la pesca del bacalao y el esfuerzo que supuso, me parece un tributo a todas aquellas gentes valorar un buen plato de bacalao en la mesa.

2 comentarios:

  1. A pesar de la escasez de herpetos que citas, cabe destacar que allí pueden encontrarse varias especies de anfibios ausentes de la península, como los tritones crestado y punteado o las "anodinas" especies de ranas verdes europeas. Sin olvidar que también está presente aquella maravilla que pudimos ver en Bielorrusia... la víbora europea.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto parece que de anfibios van mejor servidos en la Bretaña, será de tanta humedad que tienen en la costa atlántica, además con especies como las que dices, "novedosas" a ojos de penínsulares como nosotros.

    Saludos,

    ResponderEliminar

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...