domingo, 24 de febrero de 2013

Un balcón a la calle San Juan 1

Vistas sobre la calle San Juan. César Mª Aguilar
Tener un par de balcones mirando a una céntrica calle peatonal del casco antiguo de Logroño no proporciona grandes paisajes naturales a la vista, pero siendo curioso hasta ahí se puede sentir el latido de la naturaleza. Lo cierto es que para los pocos metros que son, no más de un metro cuadrado cada uno, es una de las partes de mi casa que más uso en proporción a su superficie, al menos cuando llega el buen tiempo. Ahí aprovecho a leer con luz natural, que tanto escasea en las casas del casco antiguo, y disfruto del frescor de la tarde durante los calurosos meses del estío. Sobre el cielo de Logroño, con las torres de la catedral de La Redonda a la vista, son habituales las cigüeñas y de vez en cuando en lo alto se dejan ver las siluetas de algún buitre, milano negro, águila calzada o cualquier otra planeadora de las que sobrevuelan o cruzan la ciudad, todo depende de la época y de las corrientes térmicas. Hasta hace unos años las cigüeñas blancas críaban de forma habitual en las torres de la catedral de la Redonda y en otras del casco viejo.



Vista de las torres de La Redonda. César Mª Aguilar
Con las reformas de esos edificios históricos se eliminaron los nidos de la mayoría, se vallaron las repisas y se pusieron nidos artificiales en la ribera a donde han acabado marchandose. Cuando las torres de la catedral estaban repletas de nidos había cigüeñas por todos los tejados. Muchas tardes era un espectaculo ver como se repartían los posaderos de las antenas de televisión. Las veía haciendo sus crocoteos de pico y estirando el cuello hacia atrás indicando territorialidad sobre el posadero y era precioso, pero eso ya se ha perdido y no creo que a todo el mundo le gustara igual que a mí pues era la desperación de algunos vecinos al comprobar como distorsinaban la señal de la televisión al posarse.

Pollo de cigüeña de 2012. Foto: César Mª Aguilar
La época con mayor actividad de cigüeñas en los posaderos era en los meses de junio y julio cuando los pollos de cigüeña estaban recién volados y había un número mayor de ejemplares en todo el casco antiguo. El pasado 2012 volvió a críar una cigüeña en una de las torres de La Redonda donde sacó un pollo. Fue en una repisa que no cubre el vallado y en estas fechas esta de nuevo incubando. Pero hasta las antenas y tejados frente al balcón, a parte de  gorriones también se acercan otras aves como el colirrojo tizón, alguna urraca, mirlos y verdecillos. De esta última especie tuve una pareja criando hace un par de temporadas en una esparraguera (Asparagus sp.) del balcón y ya conté su historia en una de entrada de este blog.

Gorrión y verdecillo frente al balcón. César Aguilar
La primavera pasada pensé que los verdecillos volverían a criar pero no hubo suerte, un macho estuvo varios días cantando frente al balcón y le pillé inspeccionando la esparraguera, pero no le convenció. Debió irse no muy lejos porque lo he seguido oyendo en una de las antenas, pero eligió otro balcón. Otras aves sorprendentes de ver son los vencejos comunes que a partir de finales de abril llegan y vuelan ruidosos entre las estrechas calles. Desde finales de marzo hay otros incluso más ruidosos pero más distantes, son los vencejos reales que crían en la iglesia de Santiago y en una torre en la Gran Vía que vuelan ruidosos sobre todo el casco viejo. Llaman más la atención cuando desde mediados de agosto hasta octubre son los únicos vencejos que quedan en la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...