sábado, 2 de marzo de 2013

Un balcón a la calle San Juan 2

Vistas desde los dos balcones. César Mª Aguilar
Hace algunos años una de las dos fachadas que tengo enfrente del balcón tenía un tejado sin arreglar donde criaban gorriones y vencejos comunes. Había un agujero en la base de una viga del alero donde nidificaban ambas especies juntas. El espacio de dentro debía ser amplio pero el agujero de entrada era el mismo para los dos nidos, así que estaba muy animada la panorámica. Coincidió con una época en la que yo trabajaba en casa, de modo que durante la primavera tenía la vista puesta en el ordenador, pero el rabillo del ojo atento a si había algún movimiento en la entrada de los nidos. Vencejos y gorriones llegaron a criar juntos al menos dos temporadas. Al macho de gorrión no había problema para detectarlo, pasaba horas cantando insistentemente marcando el territorio, los vencejos eran otra cosa



Macho de gorrión a la entrada del nido. C. Aguilar
Lo veía pasar a toda velocidad por la estrecha calle y en un suspiro desaparecía en la boca del nido. A los pocos minutos salía y se iba tan rápido como había venido, así que salvo que lo pillara “in fraganti” ni te enterabas de que podía estar allí. Los vencejos son unas aves espectaculares, se pasan prácticamente toda su vida volando salvo cuando entran a criar en los nidos. Sus patas están tan reducidas y sus alas son tan largas que si caen al suelo son incapaces de remontar el vuelo. Los vencejos viven, duermen e incluso copulan en vuelo, solo pisan tierra firme para criar. En cierto modo su forma de vida me recuerda a lo que hacen algunas de las aves marinas más pelágicas como los albatros.


Vencejo en el mismo agujero del gorrión. C. Aguilar
A mediados del verano se suelen ver grupos familiares de vencejos volando juntos muy ruidosos. En ese momento era cuando veía posado algún ejemplar a la entrada del nido, imagino que se trataba de alguno de los volantones que aún no tenían el aguante necesario para pasar todo el día volando y que descansaban en la entrada de donde habían criado. Ese fue el único momento en que pude fotografiar a alguno de esos vencejos. Pero con las mejoras del casco viejo, a un técnico municipal le dio por informar de que ese alero estaba inestable. En realidad no estaba muy mal, pero el tejado sí que tenía una reparación pendiente. La rehabilitación llegó en plena época de nidificación y aún con los andamios puestos, los vencejos seguieron entrando al nido cuando no había obreros por allí.
 
Vencejo posado a la entrada del nido. C. Aguilar
Más tarde llegaron a poner una malla alrededor del andamio y aún así buscaron un sitio lateral por el que seguir entrando a cebar a los pollos. Los pollos de los vencejos tienen un  desarrollo muy largo, así que los padres una vez hecho el esfuerzo, no iban a abandonarlos a pesar de las obras. Pero finalmente las obras llegaron a desmontar las tejas antes del vuelo de gorriones y vencejos, así que debieron destruir aquellos nidos. Días antes me había percatado de que había otros dos nidos de vencejos bajo las tejas de al lado que me habían pasado desapercibidos. Fue una lástima, además el tejado que dejaron ya no tiene huecos para que puedan volver a criar. 


Nidal para vencejos-gorrión sin exito. C. Aguilar
Junto a mi balcón hay otro tejado que tiene menos altura, de modo que veo el alero desde arriba. Ahí  también he visto alguna que otra vez que han criado los vencejos a escasos metros. Sin embargo por la rapidez con que entran en los nidos son difíciles de localizar al no estar enfrente de mi balcón. Para tratar de recuperar a los vencejos, hace un par de temporadas construí un nidal adaptado para que pudieran criar. Incluso hice en el nidal un par de alturas dentro para que pudiera criar también el gorrión, pero nada, de momento ha sido un completo fracaso, lo admito. El diseño no me parecía malo y está junto al alero donde sí que crían, así que albergué esperanzas, pero hasta el momento sin resultados. Esta temporada aún no han llegado los vencejos, quizás en unos meses tenga que contar algo nuevo, cruzo los dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...