martes, 12 de noviembre de 2013

Primos hermanos (Libro)


Primos hermanos
Lo que me han enseñado los chimpancés acerca de la condición humana
Roger Fouts
Ediciones B. Barcelona.1999
ISBN 84-406-8986-1 

Imagino que los resultados del proyecto Washoe que se cuenta en este libro tuvieron en su momento un gran impacto mediático. Al menos en la sociedad norteamericana. De hecho se generaron muchas publicaciones sobre esos hallazgos en el campo del lenguaje de los chimpancés en revistas de impacto como Science y hasta uno de los primates fue portada en revistas no especializadas como Times. La historia transcurrió a finales de la década de los sesenta y sobre todo en los setenta, aunque Roger Fouts no publicó este libro hasta 1999. Así, nada de lo contado en el libro es ya por tanto novedad. Pero a pesar de todo no supe de ello hasta hace poco cuando escuché un comentario del libro y me cautivó la historia. Luego resulta que mi amigo Javier Robres, gran lector y naturalista, tenía el libro por ahí y me lo prestó una temporada.

El libro me ha gustado y sorprendido a partes iguales y su autor tiene además una gran facilidad para narrar. No soy partidario de libros muy extensos, creo que hay que saber resumir y mostrar lo importante en un número limitado de páginas, pero este lo he seguido a gusto a pesar de sus 450 páginas. Pero yendo al contenido propio del libro, "Primos Hermanos" cuenta la historia de un proyecto científico que se diseñó para enseñar a hablar a una cría de chimpancé, Washoe, por el lenguaje de signos de los sordomudos. El experimento trataba de averiguar el tipo de comunicación que podían llegar a desarrollar los chimpancés y las semejanzas con la adquisición del lenguaje en los humanos, un proceso clave en la hominización y objeto de muchas teorías y estudios de lingüistas y psicólogos. Washoe no solo aprendió el lenguaje tal y como haría un niño, sino que lo llegó a usar para comunicarse de manera flexible tirando por tierra teorías anteriores que decían que el lenguaje es patrimonio exclusivo de la especie humana.

Su nivel no va más allá del de un niño de 2-3 años, pero maneja perfectamente conceptos simbólicos, extrae reglas sintácticas, aplica el conocimiento de forma adaptativa y usa los signos a situaciones distintas a aquellas en que los aprendió. Ello viene a demostrar que el rudimento del lenguaje ya estaba en el antepasado común a chimpancés y humanos. Ya hace 6 millones de años, cuando ambas especies divergieron. Esto supuso romper un tabú que no fue aceptado de buena gana por muchos de los psicólogos de la época que explicaban las diferencias entre humanos y no humanos en base a la exclusividad del lenguaje. Roger cuenta la historia honestamente, sus dudas, los hallazgos y sus dificultades. El libro da un giro hacia la mitad cuando Roger descubre hasta que punto está implicado en la vida de esos animales y como le afectan su devenir en lo personal y familiarCon no pocos sacrificios, decide tomar partido cuando todos los demás investigadores implicados se olvidan de esos ejemplares. El resto de esta apasionante historia hay que leerla. Ahí está el proyecto Washoe y la propia vida de Roger Fouts.

3 comentarios:

  1. Hace varios meses escuché a un profesor de Sociología hablar sobre este libro. La historia es realmente apasionante, sobre todo porque representa en sí misma un avance significativo en el campo de la lingüística, de las ciencias sociales en general y sobre todo, de nuestra relación con los animales y de la urgente necesidad de mejorar el trato hacia ellos. Ahora estoy en busca de este texto. Lo leeré este año. Muchas gracias por la reseña.

    Saludos desde Colombia.

    ResponderEliminar

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...