sábado, 7 de junio de 2014

El singular hábitat del pez fraile en La Rioja

Pez fraile (Salaria fluviatilis) en el Tirón. C. Aguilar
El pez fraile (Salaria fluviatilis) es una especie que pertenece a una familia de peces mayoritariamente marinos. Son los conocidos blenios y son fáciles de ver haciendo snorkel en las costas mediterráneas. También son comunes en los charcos intermareales. Esta familia cuenta con más de 400 especies y tan solo tres especies son de agua dulce. Uno de ellos es el pez fraile de nuestros ríos Peninsulares que tiene una distribución muy localizada y una población escasa. Por ello es un pez muy poco conocido salvo por su grado de amenaza. A nivel nacional está incluido en el Catálogo Español de Especies Amenazadas como “Vulnerable” y en La Rioja fue declarado en “En peligro de Extinción” en el Catalogo regional.


Tramo del río Najerilla con pez fraile. C. Aguilar
En La Rioja se conocía poco de su distribución hasta hace algunos años. En el 2001, el ictiólogo Benigno Elvira de la Universidad Complutense de Madrid comenzó a prospectar sistemáticamente los tramos de ríos de La Rioja con hábitat para la especie. Halló peces fraile en muy pocos lugares del río Ebro (Rioja Alta y Media) y en unos pocos tramos bajos de los ríos Tirón, Najerilla e Iregua. En el 2012 tuve la suerte de trabajar con Benigno actualizando la distribución de la especie en La Rioja. En ese periodo, según lo visto en los muestreos, la especie retrocedió en el río Ebro. Lo cierto es que en ese río hay cada vez más especies exóticas que alteran el medio acuático. Durante aquellos trabajos aprendí bastante del pez y hay algo que me parece singular en el hábitat que ocupa.

Larva de pez fraile en aguas estancadas. C. Aguilar
El pez fraile tiene una especie de “esquizofrenia” o dicotomía en sus preferencias de hábitat. O a mí así me lo parece. Tiene un hábitat de río, donde los muestreábamos con pesca eléctrica, y otro de aguas lentas. En el hábitat de río busca tramos bajos con corriente moderada,  fondos de gravas y bloques de rocas sueltos. Ahí parece una especie exigente pues, en muchos lugares que parecían buenos, a veces no dábamos con ellos. Pero luego está el otro hábitat que es el que a mí me descoloca. Es precisamente todo lo contrario, aguas completamente quietas a condición de que dispongan de sustratos de piedras donde realizar las puestas. Su presencia en ese hábitat, que no se puede prospectar con pesca eléctrica, es el que he curioseado ya por mi cuenta los últimos veranos.

Larva de pez fraile comiendo células muertas. C.A.
Así, el verano pasado mientras frecuentaba lagunas y balsas del valle del Ebro a la búsqueda de galápagos autóctonos, dimos por casualidad con unos ejemplares de pez fraile. En un principio pensé que esas aguas podían ser solo un sumidero de la población de los tramos del Ebro con los que se comunica por riadas y acequias. No pensaba que se reproducirían allí, pero me equivoqué. Con mi afición por el “snorkel de agua dulce” comprobé que sí se reproducen en esas balsas y que, además, los peces frailes son unos dignos parientes de sus primos los blenios de la costa. Al igual que ellos desaparecen del agua cuando llegas pero, poco a poco, vuelven a curiosear si persistes allí. Y no solo a curiosear, también vienen a comerte las células muertas de la piel si les das confianza. ¡Un peeling de pez fraile! 

Pez fraile sobre rizomas vegetales. C. Aguilar
Pero algunas de esas balsas tenían poco sustrato de roca, más bien fondos de fango. Y ahí surgió otra nueva singularidad en ese hábitat de aguas quietas. La especie necesita rocas para hacer los "nidos" pero en esas balsas parece que utilizan de sustituto los rizomas de la vegetación palustre. Algo así como si fueran "arrecifes vegetales". Ya me lo había comentado la gente que trabaja en La Albufera de Valencia con seguimientos de peces, pero aún así me costaba imaginarlo. La foto que acompaño es bien ilustrativa de ese hábitat "atípico". Es lo bueno de las especies, y lo que más me gusta de la naturaleza, que los hábitos y comportamientos no dejan nunca de sorprenderte. Por mucho tiempo así.

2 comentarios:

  1. Muy interesante artículo Cesar, veo que le pegas a submarinismo de agua dulce. Un abrazo. Si tienes ocasión busca este artículo que publiqué en Quercus en 1998 (Hace una vida), te parecerá interesante:

    El pez fraile en el tramo riojano del Ebro
    Jesús María García,
    Localización: Quercus, Nº 151, 1998 , págs. 36-40

    ResponderEliminar
  2. Uf... leí aquel articulo en su momento pero ya no sabía ni en que Quercus estaba, ahora he vuelto sobre él y desde luego ¡muy interesante! Lo cierto es que os trabajasteis bien aquello de la cría de los peces fraile... y es una pena que la especie haya retrocedido en todo este tiempo. Lo del "snorkel de agua dulce" es útil para detectarlo en balsas a donde no se llega con pesca eléctrica, la verdad es una especie fascinante. Bueno, un saludo y a ver si coincimos por el campo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...