miércoles, 23 de noviembre de 2016

Marruecos 2 (2008) El parque nacional Souss Massa

Huertas orillas del río Massa. C.M. Aguilar Gómez.
Tras la observación de los ibis eremitas en Tamri nos dirigimos hacia la población de Massa, al sur de Agadir. Esta es una de las entradas al parque nacional Souss-Massa un espacio protegido de los más antiguos del país que se extiende a lo largo de una franja de costa atlántica de 73 kilómetros.

Entre los hábitat del parque se incluyen los acantilados donde crían los ibis eremitas, páramos desérticos y los humedales que se forman en las desembocaduras de los ríos Souss y Massa.  Los humedades litorales de Marruecos son de gran interés en los pasos migratorios y durante la invernada, cuando recogen un gran número de aves europeas.




Colirrojo (Phoenicurus moussieri). Javier Álvarez.
Una vez en Massa fuimos a la pequeña población de Sidi Binnzarene que es como un pequeño oasis por el verdor que le proporciona la proximidad del río Massa.  En compañía de uno de los guías ornitológicos locales recorrimos sus huertos, palmerales, orlas palustres y algunas de las pequeñas lagunas.  

SEO/Birdlife ha trabajado durante un tiempo en la formación de guías ornitológicos como forma de poner en valor el parque y dar oportunidades a los lugareños. Es bueno que los locales vean que la conservación también repercute en sus gentes, así que apoyamos esa opción.


  

Buscando galápagos. Foto: Leandro Arroyo.
Por allí vimos garcillas cangrejeras (Ardeola ralloides), moritos (Plegadis falcinellus), cercetas pardillas (Marmaronetta angustirostris) y porrones pardos (Aythya nyroca).  Los huertos y zonas cultivadas son lugares para disfrutar de pequeñas aves características de los oasis y palmerales marroquíes como el colorido colirrojo diademado (Phoenicurus moussieri) o melodioso y abundante bulbul naranjero (Pycnonotus barbatus). 

Andando las orillas de las lagunas pronto dimos con otro habitante común de estos humedales-oasis, varios ejemplares de galápago leproso (Mauremys leprosa) algunos de ellos bastante a mano.



Galápago leproso (Mauremys leproso). Leandro Arroyo.
Entre las huellas del fango dimos otro de los habitantes del lugar, allí estaban las características pisadas del meloncillo (Herpestes ichneumon), la mangosta que tenemos en la península Ibérica pero que en este lugar africano está más en su lugar.

Acabamos el día buscando en las dunas y páramos esteparios encima de la población de Sidi Binnzarene el esquivo corredor sahariano (Cursorius cursor) que, de no ser por la compañía del guía, habría sido difícil de localizar entre tanto hábitat aparentemente igual.


lunes, 14 de noviembre de 2016

Marruecos 1 (2008) Un recorrido al sur de Marrakecht

Acantilados atlánticos norte Tamri. C.M. Aguilar Gómez
Ya hace casi diez años de la última vez que viajé por Marruecos. Anterior a esa ocasión lo visité otras tres veces (1996, 2002, 2005) y más recientemente lo atravesé, de norte a sur, en 2013 en un viaje transahariano hacia Burkina Faso sin parar demasiado. Recupero ahora un viaje de 2008 que hice antes de comenzar a escribir este blog. El viaje lo realicé con dos buenos amigos del Grupo Ornitológico de La Rioja (GOR), Javier Álvarez y Leandro Arroyo. En aquella ocasión volamos a Marrakecht a finales del mes de diciembre y alquilamos un coche para hacer un recorrido circular por el sur del país de una semana.





Recorrido sur de Marruecos Diciembre-Enero 2008.
El entorno de Agadir, en la costa atlántica del sur de Marruecos, fue la primera parada. La zona cuenta con escarpados acantilados y playas de arena fina que atraen a muchos turistas europeos. También un mar agitado que es una meca para los surferos en busca de olas.

Pero el principal atractivo para los ornitólogos en esas costas es la observación de un ave sumamente rara, el ibis eremita (Geronticus eremita). En los acantilados costeros del parque nacional Souss Massa se encuentra una de las escasas colonias de esta especie catalogada en peligro crítico a nivel mundial.
 




Ibis eremita (Geronticus eremita). Leandro Arroyo.
Toda la población de ibis eremita en libertad llega apenas al medio millar de aves y en esta zona de Marruecos se encuentra el 95% de esa población. Fuera de aquí, existe una pequeña población natural con algunos ejemplares en situación incierta en Siria y una colonia en semilibertad en Turquía (Bireçik), colonia que visité en 2008 durante otro viaje por ese país con otros amigos del GOR .

Pese a su escasez, los ibis eremitas no son difíciles de ver. El entorno de Tamri es el sitio adecuado. Allí encontramos algunos ejemplares comiendo en unas fincas arenosas cerca de la localidad. Sorprende que, con lo amenazada que está la especie, los ejemplares se muestren tan confiados.



Floración en diciembre. Fotos: C.M. Aguilar Gómez.
Al atractivo de estas aves se une, en un paisaje tan pintoresco del sur de Marruecos,  el de la propia floración de la vegetación desértica que, a esas latitudes, se produce mayormente en invierno. Así ocurre en la zona costera donde existe una mayor humedad por la influencia marina. 

Entre los matorrales costeros hay varias especies que llaman la atención por su gran porte. Entre ellos estan los de Euphorbia regis-jubae, las retamas morunas (Retama raetam) o, en el borde de los acantilados, las floridas macollas de Limonium mucronatum y Bubodium imbricatum.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...