domingo, 23 de abril de 2017

Nueva Zelanda 6 (2016) Los alcatraces de Muriwai

Islas de Oaia y Motutara y costa en Muriwai.
La siguiente parada en el viaje fue la colonia de alcatraces australianos (Morus serrator) en la población de Muriwai. Esta colonia se sitúa en la costa del mar de Tasmania, a solo una hora en coche desde Auckland, y es muy popular y accesible.

Lo singular del sitio es que los nidos no están en una isla, como es habitual en las aves marinas para evitar los predadores terrestres. En realidad lo estuvieron al comienzo, pero la colonia fue creciendo y, finalmente, algunas aves pasaron a criar en varias plataformas del acantilado costero. Hoy ya son mayoría.


 
Alcatraces australianos (Morus serrator) C.A.
A comienzos del siglo XX la colonia estaba formada por muy pocas parejas en la isla de Oaia, la pequeña que se ve al fondo en la foto. A mediados de los años 70 Oaia se quedó pequeña y las aves pasaron al islote de Motutara, el que tiene forma prismática frente a los miradores. Pero aún así el espacio se quedó pequeño. En 1979 dieron el salto a los acantilados costeros.

La colonia ha pasado de unas 50 parejas en su inicio a más de 1000 actualmente. Lo singular es que ha crecido a pesar de los peligros que acarrea su decisión de criar en tierra firme donde están más expuestos a las molestias y a la predación.



Rituales de celo de las aves. Foto: C. Aguilar.
Otro factor importante en la elección de este lugar parecen ser los fuertes vientos costeros que facilitan el acceso y la salida de las aves. Hoy en día la colonia es fácilmente visitable desde varios miradores y desde algunos hay aves que quedan bastante próximas.

Cuando visitamos Muriwai era el comienzo de la primavera austral y las aves estaban tomando posiciones en los nidos. Los alcatraces son sociables pero territoriales en su pequeño espacio en torno al nido y solo defienden hasta donde llegan con el cuello estirado. Esto genera colonias densas con nidos distribuidos de una forma regular increíble.



Alcatraz confiado y medio dormido. C. Aguilar
Como en cualquier comunidad aquí también hay un orden de jerarquía. Los mejores sitios, los situados en el centro de la colonia, los suelen ocupar las parejas más veteranas, dejando los bordes para las inexpertas y para las aves que no han logrado emparejarse.

Los alcatraces comparten estos acantilados con una pequeña colonia de charranes maoríes (Sterna striata) que criaban en la plataforma principal del acantilado hasta los años 70. Entonces los alcatraces los desplazaron a los laterales y a las partes bajas del acantilado.

 


Pintura "Muriwai". Colin McCahon.1972.
La colonia de Muriwai, como ya he comentado, es un lugar muy visitado y cada uno mira y percibe este espectáculo natural de una manera personal. Mi mirada es la de un naturalista pero hay quienes logran ver otros matices e incluso crear a partir de ellos.

Es el caso de un artista muy estimado en Nueva Zelanda, Colin McCahon, que estuvo residiendo en la década de los 70 en la zona y dejó un cuadro abstracto que incorpora los extraños volúmenes de los acantilados y los colores que aportan las aves a un paisaje subjetivo y personal. Me fascina la abstracción que ha logrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...