sábado, 23 de abril de 2011

Perú 16 (2011) Kuélap, una fortaleza entre las nubes

Murallas de Kuélap. Foto César Aguilar
Si anteriormente en este blog hice una entrada del viaje al Perú de año pasado titulada “Machu Pichu y los 40 ladrones” , la sensación de estas otras ruinas ha sido diametralmente opuesta. Para empezar diré que Machu Pichu y Kuélap no son comparables, cada una tiene sus encantos así que no es cuestión de tenerse que decidir por una de ellas. En Machu Pichu el entorno es realmente espectacular y la arquitectura inca con su ensamblaje perfecto de sillares atrae a primera vista. Sin embargo ya comenté entonces que lo que se ha montado alrededor con malos servicios, malos guías y encima precios exorbitados para el país me echó para atrás. Allí el número de visitantes llega a alcanzar casi los 3000 diarios y así no hay calidad posible y sí mucha chapuza. Por el contrario estas ruinas de Kuélap no llaman tanto a primera vista pero para mí son realmente impresionantes. Las visité en una escapada de fin de semana desde La Esperanza a Chachapoyas.


Zona aún sin excavar con arbolado. César Aguilar
Kuélap se sitúa en lo alto de una montaña a 3000 metros de altura y hasta el momento solo se ha excavado un 20% de su superficie. La mezcla de zonas recién consolidadas con otros sectores donde ves como la vegetación arbórea repleta de bromelias aun cubre las ruinas, tiene para mí un encanto especial. Aquí la visita es personalizada, cuando nosotros estuvimos no nos cruzamos en todo el día más que con otro pequeño grupo de unas 5 personas. El nuestro era de aproximadamente el doble y con un guía realmente bueno, de los mejores que he tenido visitando un yacimiento arqueológico. Carlos Chávez, que así se llamaba, había estado participando de algunas de las excavaciones del recinto y todo lo contaba con muy buena base de historia y de lo que la arqueología va descubriendo para la zona. Esta ciudad perteneció a la civilización Chachapoyas que fue luego dominada por los incas y se caracterizó por la construcción de casas circulares, entre los rasgos fácilmente identificables de su arquitectura.


Reconstrucción de una de las casas. César Aguilar
La gran muralla que se ve cuando accedes allí es en realidad una base que apuntala y eleva todo recinto repleto de casas circulares. Para acceder a él había solo unas estrechas entradas que facilitaban su defensa, aunque parece que la ciudad no tuvo tanto una función defensiva, sino como recinto para la élite de esa civilización. La ciudad aparece en las crónicas españolas y fue ocupada en época colonial durante un tiempo, lo que ha facilitado saber más cosas de ella, aunque después fue mandada abandonar, se cerraron sus accesos y se prendió fuego. Tiene más superficie y edificaciones que Machu Pichu y con solo esa mínima parte excavada ya se han encontrado más tipos de cerámicas que en aquel otro lugar. Tampoco es de extrañar ya que el periodo de ocupación fue mucho más dilatado en el tiempo.


En la entrada de la forticación. César Aguilar
Estas estructuras circulares me ayudan a entender mejor las dos que he localizado en sendas localidades cercanas a La Esperanza y que tienen unas dimensiones muy parecidas. Algo que me sorprende son las variadas formas de enterramientos que practicaron, desde osarios en el centro de las casas circulares, hasta pequeñas edificaciones adosadas a las murallas, pasando por nichos realizados en esos mismos muros sacando piedras posteriormente a su construcción. El acceso a la zona fue bastante complicado hasta hace unos años, pero ahora ya se ha construido una pista que tras dos horas de vehículo te deja en un collado desde el que llegas a la puerta principal en unos 20 minutos a pie. Todo el yacimiento está en un proceso de puesta en valor muy reciente, así que en próximos años será mucho más lo que se sabrá y lo que se podrá visitar, incluido un futuro centro de visitantes con muchas de las cosas halladas. Espero que el crecimiento de este lugar aprenda de los errores de la masificación que tiene ahora Machu Pichu, y de momento parece que van por buen camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...