martes, 26 de abril de 2011

Perú 21 (2011) El valle de las orquídeas


Oncidium nebulosum. Foto César Aguilar
Cuando llegué a esta zona del Alto Mayo a penas sabía nada de orquídeas pero todo el mundo hablaba de ellas. En Moyobamba se celebra cada año un festival sobre orquídeas bastante conocido a nivel regional, hay varios orquidiarios en la localidad y a la entrada puedes ver una gran reproducción de una orquídea dándote la bienvenida. Luego me enteré que el 50 por ciento de las especies descubiertas en Perú están en el Alto Mayo, de ahí que esta zona ha recibido el nombre de “El Valle de la Orquídeas”. Dicen que la familia de las orquídeas tiene el mayor número de especies del reino vegetal , actualmente más de 25.000 especies descritas, aunque aún quedan muchas por descubrir. Perú se estima que puede albergar más de 4.000 especies. Toda esta barbaridad botánica y el hecho de que sean plantas tan atractivas, ha generado un enorme interés de aficionados en todo el mundo que favorece un comercio nacional e internacional de ejemplares bastante importante.

Phragmipedium kovachii Foto César Aguilar
Algunos colonos viven de recoger orquídeas de forma controlada y luego venderlas en la carretera, aunque probablemente muchos más lo hacen de manera ilegal. Algunas de ellas las reproducen bien, pues mientras no las cambien de zona es posible obtener más ejemplares. Los días que estuve con los guardaparques me hablaban continuamente de una orquídea muy importante en el espacio natural que tienen que vigilar. Se trata de Phragmipedium kovachii, y no es para menos. Esta gran orquídea alcanza hasta 23 cm de ancho, es fucsia intenso y a pesar de ello se descubrió en el bosque de protección anteayer, o para ser más exactos en el 2002, así de interesante es la zona. Este hallazgo fue considerado como el descubrimiento más importante en botánica en los últimos 100 años.


Rescatando una Maxillaria sanderiana C. Aguilar
La distribución de Phragmipedium kovachii es enormemente restringida y eso que se le ha buscado en más zonas a raíz de su descripción. Por ello a mediados del 2002 se calculó que la fuerte demanda de esta especie a raíz de su descubrimiento, llevo a que un ejemplar de la especie en el mercado negro norteamericano se cotizara a 20.000 dólares, alucinante!. La quebrada que hemos recorrido estos días es el hábitat de la especie y nos acercamos a visitar el cortado más accesible de aquellos en que crece, lo que ellos llaman hábitat 1. Allí vimos plántulas pero una sola florecida, el acceso es bastante malo y no quieren andar mucho las laderas para no facilitar el paso por allí. Sin embargo, eso no impidió que hace años hubiera gente trepando por estas paredes inestables de helechos, musgos y bromelias que constituyen el microhábitat de la especie.


Sobralia klotzscheana. Foto César Aguilar
Pero a parte de esta especie estrella hay otro buen número de orquídeas de todos los tipos, formas y colores. A veces caminando nos venía un olor de perfume y no conseguíamos encontrar la planta. Muchas de ellas son epífitas y crecen sobre otras plantas así que están muy altas. Cuando llueve, y con tanta humedad, en estos bosques suelen caer árboles y ramas podridas con todo su acompañamiento de epífitas y es ese el momento para ver de cerca algunas de las especies. Así paso con una Maxillaria sanderiana que encontramos en el rio y que Jonatan , el guarparques con el que estaba, recogió para plantar en el campamento. De no ser así, ese ejemplar habría muerto en la siguiente riada. Pero otras especie están mas accesibles, es el caso de unas que crecen en la cuneta de la propia carretera marginal, Sobralia klotzcheana, que en vez de epífita desarrolla su propio tallo tipo caña en zonas abiertas del talud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios a las entradas siempre son bienvenidos, trataré de contestar a todos ellos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...